El nuevo héroe.

¿Cuándo cambiaron la estatua…? hoy alcé la mirada y me encontré con el nuevo héroe. Me quedé pensativa, de pronto no sabía quién estaba allí antes, ni siquiera en qué forma, tal vez una estatua ecuestre o un busto… seguramente sería de bronce, no lo recuerdo. Tuve la misma sensación de cuando abren una tienda nueva e intento rebuscar en mi memoria qué había en aquel local la semana anterior.

Pero esto era un poco diferente, era una efigie, algo que sirve para ensalzar los méritos de alguien, un objeto para admirar y quedarse boquiabierto con las hazañas del ídolo que representa, un símbolo de valor, y yo me preguntaba qué proezas habría hecho el personaje que blandía orgulloso su monopatín allí arriba, subido en una columna, a la vista de todos los viandantes.

Nunca me pregunté qué llevó al anterior inquilino de la peana a ocupar ese puesto, llevaba allí toda la vida, pero el actual me resultaba inquietante, quizá fuera porque no iba montado a caballo… o yo qué sé, puede que fuera una cosa sin importancia, pero no me dejaba tranquila. Entonces decidí comenzar mis pesquisas.

Pregunté a los vecinos y comerciantes de la zona y me enteré de muchas cosas, no todas relativas a la estatua, claro está.

De la figura supe que la anterior imagen se cayó una noche, nadie sabía por qué, y se la llevaron a restaurar… (Yo me quedé muy preocupada porque paso por allí a diario y no me había dado cuenta de nada…) de esto hacía más de una semana…(¡Horror…!) y al parecer, otra noche, haría dos o tres días, colocaron la nueva, (¡Dos o tres días…! ¡Necesito vacaciones ya…!) eso supe por el vecindario. Y aparte de dejarme hecha polvo por mi despiste, (¡¡¡¡¡NO IMAGINABA QUE PODÍA ESTAR TAN MAL!!!!) me quedé con muchas dudas y, no sé por qué, de verdad que yo no soy así, me puse  a indagar más a fondo.

Foto montaje de Mª Gracia Morales
¿Héroe pretérito? Foto montaje de Mª Gracia Morales

 

Mientras llegaba la cita en el ayuntamiento con el concejal de urbanismo, hasta ahí alcanzaba mi paranoia, buscaba por mí misma los posibles motivos de que esa imagen estuviera allí.

La verdad es que las cabriolas que hacen los skaters son impresionantes, arriesgadas… pero… ¿Por quién las hacen…? ¿Son un bien para la comunidad…? ¿Salvan vidas…?

Tengo una amiga que vive al lado de un parque de skate y… no sé si salvan algo, pero los oídos… como que no… y quizá no importe que te quedes sordo si es por un bien mayor, de modo que algo tiene que haber para que ese patinador de piedra esté donde está.

Lograr una cita con el concejal es más difícil que conseguir las del especialista de la Seguridad Social, y yo, mientras tanto, he seguido  dándole vueltas al serrín de mi cabeza, tanto, que recordé cuando era pequeña y mi primo casi me rompe las piernas estrenando su monopatín… y…. no, por eso no creo que se hagan estatuas…

La gente se ha acostumbrado a la figura, pero yo sigo erre que erre intentando averiguar por qué tiene que estar allí, a pesar de que sé que me importa un bledo…pero hace poco que se me encendió una luz… ¡Claro, tiene que ser eso! ¡Es un skater famoso! aunque en el pedestal no había visto ningún nombre, la verdad… pero ¿qué otra explicación puede haber?

 

Aún no tengo cita en el cabildo, creo que el concejal está ocupadísimo inaugurando carreteras y polideportivos, lo último que supe es que había estado en una fiesta para recaudar fondos y necesitaba descansar de tanto estrés, pero en cuanto la consiga, y me entere de más cosas, continúo contando esta historia, a ver si consigo ponerle fin…

 

 

Deja un comentario