Microchip de Petersilie, mi quebradero de cabeza…

  1. ¿Habéis oído hablar alguna vez del “microchip de Petersilie…? yo nunca… hasta hace poco…

Cuando llevo una temporada tranquila y empiezo a acomodarme en esa placidez, casi siempre me ronda una especie de cosquilleo en la nuca presagiando un brusco cambio de sentido de la marcha… Pocas veces me equivoco y esta no fue una excepción...
Hace unos días me levanté por la mañana como todos los días, quizá con unos gramos más de sueño y de caderas, pero sin grandes molestias ni más preocupación que la comida del día y lo que tendría que comprar para hacerla.
Mientras desayunaba, cogí el móvil para ver los mensajes y me encontré con un WhatsApp muy extraño. Ya no miré más, ni correo ni nada, el mensaje me había dejado demasiado intrigada como para distraerme con otras cosas.
Lo leí varias veces:

microchip, petersilie,whattapp
Mensaje “El microchip de Petersilie”

El remitente era “Desconocido” y no encontré el modo de preguntar qué quería decir aquello…
Creo que dejé el café a medias, porque me lancé al ordenador como una posesa. Creí que no se abriría nunca de lo impaciente que estaba.
Comencé una búsqueda en Google que me llevó bastante tiempo. Cuando conseguí resultados, me parecieron un tanto inquietantes…

Microchip, petersilie, google
Mi búsqueda del microchip de Petersilie en Google.

Seguro que otra persona en mi lugar hubiera llegado enseguida a esa conclusión,

pero yo no soy tan fantasiosa y no me va la ciencia​ ficción, nunca hubiera pensado que esa cosa estaría implantada en mi cuerpo… y además, ¡tan pequeña…!
En este punto de la historia ya estaba muy asustada, el Petersilie ése había inventado unos miniespías que no se contentaban con tenerte localizado a todas horas, no, también te cotilleaban cuánto comías, descomponiéndolo en proteínas, vitaminas, calorías y demás. Cuánto “descomías…” en gramos. Cuánto y qué bebías, y también lo que “desbebías…” en decilitros… Cuánta tele veías y qué programas… Cómo dormías… y no sé si el tipo que te monitorizaba al otro lado de la red llegaba a ver lo que soñabas en 4k… Supongo que en ese momento estaría oliendo mi terror…

Inicié una nueva búsqueda para conocer a las personas que tenían ese microchip implantado, quería saber quiénes eran los otros dos “afortunados” pero fue inútil… lógico, si te han colocado una cosa así no lo publicas en facebook…

Luego busqué al tal Petersilie, pero sólo me salían cervecerías en Alemania.

Entonces me di cuenta de que el sondeo real no era en Google…

…no, mis pesquisas tenían que centrarse en un lugar mucho más cercano y tangible, debía explorar palmo a palmo mi cuerpo en busca de un pinchacito…

Me puse a hacer memoria de lo que había hecho los días anteriores, mientras me miraba fijamente la tripa, por si alguno de aquellos quehaceres me daba alguna pista,. Me palpé la espalda mirándola en el espejo.( En el trabajo no me ocurrió nada digno de mención y luego fui un día a pilates.) Las piernas tampoco parecían tener nada raro.  (Anteayer fue un día muy normal, tan normal que ni recuerdo lo que hice.) En el cuello tampoco parece que tenga algo. ¡A ver la cabeza…!

Terminando ya el repaso mental y casi el físico, pensé detenidamente en lo que había hecho el día anterior. Tampoco recuerdo que hiciera nada fuera de lo común… ¡ah, sí, fui al dentista… ¡¡¡¡FUI AL DENTISTA….!!!! y me puso una funda…

Me metí un dedo en la boca buscando la pieza recién restaurada. Ahí tenía que estar el microchip…

El teléfono fijo hacía tiempo que ardía, y el móvil otro tanto. No podía arrancarme la funda con los dedos, así que me puse a buscar en la mesa algún utensilio que me sirviera para dicha tarea, un boli, o cosa parecida. Entonces me fijé que había un mensaje emergente en la pantalla de mi ordenador. Era lo que en el mundillo on line se conoce como una “llamada a la acción”, ¡haz click aquí…! ¿Después de todo, de verdad que iba a ser tan fácil…?

Y aunque sí que resolvió el enigma, lo que encontré me dejó un pelín molesta… y preferiría que hicierais caso omiso del mensaje, pero haced lo que os venga en gana…


¡…Yo avisé….!